Webinar Pyrolife (1). Lucian Deaton: “Crear un público informado y comprometido para proteger las estructuras de los incendios forestales”

PyroLife es un Proyecto Europeo Horizon 2020 en el que actualmente está participando CareNet con la implicación de la profesora Míriam Arenas y la investigadora predoctoral Isabeau Ottolini. En esta miniserie compartimos la traducción de los blogposts escritos por Isabeau Ottolini sobre el Pyrolife International Symposium 2020.

 

Este post es una traducción del original aquí, escrito y traducido por Isabeau Ottolini para el PyroLife Blog sobre la intervención realizada por Lucian Deaton el 15 de julio de 2020 en el marco del Pyrolife International Symposium

Los incendios forestales son fenómenos naturales, pero la pérdida de comunidades por el fuego no lo son“. Con esta frase, Lucian Deaton, Director de Programa en la Asociación Nacional de Protección contra Incendios (NFPA) en los Estados Unidos, comenzó su webinar en el PyroLife International Symposium: Towards an Integrated Fire Management, el pasado 15 de julio. Pero entonces, ¿cómo podemos detener la pérdida de vidas y propiedades a causa de los incendios forestales, y evitar futuros desastres?

Muchos ecosistemas dependen de los incendios forestales para su supervivencia. Pero un incendio forestal puede ser desastroso para las comunidades cuando llega a la interfaz urbano-forestal, y las chispas del incendio preden fuego a las estructuras urbanas. Si esto sucede, un incendio forestal puede convertirse en un incendio urbano. Esto puede sobrecargar a los servicios de bomberos, ya que ellos tienen que ocuparse simultáneamente del incendio forestal y urbano. En consecuencia, esta situación reduce la capacidad de proteger vidas y propiedades, poniendo en riesgo a las comunidades.

Para evitar futuros desastres (como el incendio Camp Fire, en California el año 2018), es necesario considerar las dimensiones sociales de los incendios forestales (como las descritas en la imagen abajo). Estas dimensiones desempeñan una función decisiva en la situación de vulnerabilidad –o resiliencia-  de las comunidades frente a los incendios forestales.

El programa Firewise USA® tiene como objetivo la prevención de los desastres relacionados con los incendios forestales, enfocándose en evitar que se produzcan incendios urbanos. Como ilustra la siguiente imagen, si se puede detener la cadena de desastres a nivel del “urban fire” o incendio urbano, se puede evitar: la sobrecarga de los servicios de bomberos, la reducción en la protección contra incendios, y –lo más importante- la ocurrencia del desastre.

Esto es la teoría. Pero para evitar que las casas se incendien, se necesita el compromiso de los propietarios para proteger sus hogares contra los incendios. Y aquí las cosas se vuelven más complicadas, como ilustra Lucian Deaton con esta frase: “Esto no es ciencia espacial [rocket science]. Es algo mucho más difícil. Esto son Ciencias Sociales” (Dr. Jack Cochen, USFS Missoula Fire Lab).

Entonces, ¿cómo podemos fomentar un verdadero cambio en el comportamiento social y romper el ciclo del desastre?

Las experiencias del Programa Firewise USA® muestran que los aspectos claves son empoderar a las comunidades dándoles las herramientas para que ellos mismos sean el cambio y crear redes de colaboración entre todos los interesados.

El empoderamiento de las comunidades comienza, en primer lugar, con la creación de un público informado. Esto se hace mediante la sensibilización sobre el riesgo de incendio al cual están expuestas las personas mismas. Es un necesario primer paso, ya que pueden no ser conscientes de su situación de riesgo ni de las acciones que pueden realizar para reducir su riesgo. Luego, se comparten con la comunidad diversas herramientas y consejos prácticos sobre cómo mantener sus casas protegidas de los incendios forestales, como la limpieza de las canaletas de desagüe y la creación de espacios entre la vegetación del jardín.

Para construir un público comprometido, son esenciales las conversaciones y los intercambios peer-to-peer. En estos espacios, los vecinos pueden hablar de su riesgo compartido, intercambiar sus conocimientos, y motivarse mutuamente para actuar. Las posibles preocupaciones y dudas también se abordan mediante demostraciones que, además, ayudan a unir a la gente: muestran lo que significan en la práctica las acciones descritas en el papel y demuestran que las acciones son factibles sin requerir la eliminación total de la vegetación alrededor de las casas.

Por supuesto, la protección contra los incendios no es sólo cuestión de que las comunidades eviten que sus hogares se incendien. Igualmente importante es la participación y la colaboración de todos los interesados, como los departamentos de bomberos, los encargados de formular políticas y las autoridades locales. En este sentido, el NFPA Marco de “Fire & Life Safety Ecosystem” ayuda a identificar dónde los esfuerzos colaborativos tienen éxito y dónde requieren mejoras.

Por último, para hacer posible un verdadero cambio en el comportamiento social a través de iniciativas dirigidas por los residentes, Lucian Deaton comparte estas reflexiones necesarias:

  • ¿Cuál es el enfoque de la iniciativa? Puede comenzarse con la educación pública (introduciendo el tema del riesgo de incendios en las comunidades) para más adelante pasar a acciones lideradas por la propia comunidad.
  • ¿Desaparecerá el cambio cuando el dinero desaparezca? Es necesario encontrar maneras que permitan la continuidad de comportamientos que otorga a la comunidad mayor resiliencia a los incendios, también después de que se acabe la financiación para la iniciativa.
  • ¿Se trata de un proyecto con una fecha de finalización? El objetivo es hacer que los esfuerzos lleguen a formar parte de la cultura y el entendimiento local, incluso después del proyecto oficial.
  • ¿Participan representantes políticos locales y/o líderes comunitarios? Esto es clave para legitimar el mensaje y avanzar los esfuerzos.
  • Y por último: ¿A quién pertenece el logro? El verdadero cambio social se produce cuando la propia comunidad es dueña de los logros, no cuando sólo lo son los agentes externos.

Isabeau Ottolini – iottolini@uoc.edu